Rayos!!!

Llevábamos casi tres semanas en un desierto totalmente árido plagado de colores, cerros y animales. El sol y el calor no nos daban tregua. Nuestra capacidad de carga de agua era para un día y medio (12 litros cada uno) y no podíamos parar a tomarnos un día de descanso, de lo contrario, no llegábamos al siguiente punto donde encontraríamos el bien más preciado en el desierto. Ryszard Kapuscinski en uno de sus relatos sobre África, dice que en este lugar hay algo que se desea mas que una mujer y es el agua.

Los días siguientes comenzamos a ganar altura en el camino y lentamente comenzaba a asomarse un pasto amarillo y los espinos cada vez se hacían más grandes. En un par de días pasamos de los 700 a los 1700 msnm. Entramos en la Reserva Natural NamibRand, hasta aquí uno de los lugares más bellos que hemos visitado, una suerte de altiplano, rodeado de cerros de rocas y un cielo azul que nos regaló algunas nubes que hace semanas no veíamos. Bastó entrar en la reserva para que se cruzara una manada de springboks (Antílope típico de Namibia) y luego una de cebras. Estábamos tan encantados con este lugar, que decidimos pasar la noche en la mitad de la explanada. Nos levantamos al día siguiente con la idea de llegar a Sesriem, el campamento base para visitar las dunas de Sossusvlei, uno de los principales atractivos de Namibia. Nos subimos a las bicicletas, y alcanzamos a avanzar unos kilómetros y me di vuelta para ver al Benja, cuándo veo que estaba en una orilla del camino subiendo su bicicleta a un jeep (suerte, por que en estos lugares pasan contados autos al día). El jeep lo trajo al lugar donde me encontraba, se habían reventado 6 rayos de la rueda trasera de su bicicleta. La desmontamos y comenzamos a desarmarla hasta que nos dimos cuenta que la llave inglesa que traíamos era demasiado pequeña para sacar los piñones. Estábamos a 50 kms de Sesriem (nuestro siguiente punto), varados en la orilla del camino.

Improvisamos una sombra y nos entregamos a la voluntad de algún chofer que nos llevara. Esperamos unas cuatro horas hasta que una pareja de alemanes llevaron al Benja y su bicicleta hasta el pueblo, nos reencontraríamos allá al atardecer.

Al día siguiente despertamos a las 4 de la mañana y partimos a ver el amanecer a las dunas de Sossusvlei. Este lugar se encuentra exactamente en la mitad del desierto de Namib, una extensión de 500 kms de largo de dunas que los namibianos cuidan celosamente ya que aquí se encuentra uno de los sectores de diamantes más importantes de este país. Pocas son las palabras para describir lo mágico y alucinante del lugar, las texturas en la arena, las curvas, las sombras suaves y el rojo intenso producto de la oxidación. Pasamos casi todo el día caminando entre las dunas.

En la tarde volvimos al campamento en Sesriem y nos topamos con la sorpresa que una tormenta de arena había pasado por ahí, todo, absolutamente todo estaba lleno de arena, incluso dentro de nuestras carpas. Reparamos la bicicleta del Benja, 400 Kms nos esperaban en los siguientes días para llegar a Windhoek, la capital de Namibia, lugar de donde escribimos estas lineas. Llevamos 10 días aquí, estábamos a la espera de la visa para Zimbwawe que felizmente recibimos el día de ayer. Aprovechamos estos días para llevar las bicicletas a un mecánico -la excusa perfecta para alejarnos de ellas después de 5 semanas por el desierto-, comprar repuestos, una nueva llave inglesa, visitar la costa de Namibia y planificar la ruta para los siguientes meses. Ahora continuamos el pedaleo en dirección este, con destino el delta del Okavango en Botswana y luego a las cataratas de Victoria en Zimbwawe.

Fotos Benja

Fotos Jorge

3 Comments on "Rayos!!!"

  1. hola chicos!!
    nos acabamos de encontrar con la sorpresa que ustedes estan pedaleando por africa
    nosotros tambien!!!, somos chilenos, y estamos en Garden route, llegaremos a cape town y de ahi a namibia..igual que ustedes
    nos encantaria saber detalles de la ruta enre cape town y namibia, Muchas subidas? mucho calor?
    encuentras algun lugar donde comer o tomar algo en el camino?a veces nos sorpendemos que pasan kms y kms sin un lugarcito para parar y comprar un pancito…
    les deseamos lo mejor y por favor cuentennos los detalles sabrosos que solo a los cicleteros le pueden servir
    saludos
    susana y alejandro

    • admin dice:

      Que buena noticia saber que hay otros chilenos en esta ruta.
      Sobre el camino a Namibia nosotros tuvimos un leve viento a favor que ojalá a ustedes también les toque. Es un camino que sube y baja constantemente y tiene un par de cuestas grandes. Para nosotros el tema mas complicado fueron los camiones, no son muchos, pero a unos 200 kms al norte de Cape Town (desde Citrusdal) la berma se acaba y te pasan super cerca. No tendrán inconvenientes con conseguir agua durante todo el camino, igual les recomiendo siempre cargar con al menos unos 4 litros cada uno. Desde Namibia hay que tener ojo con este tema, por que no hay muchos pueblos, nosotros cargábamos siempre con unos 12 a 15 litros cada uno. Volviendo a la ruta de Sudáfrica, si, encontrarán pueblos constantemente (cada 40-50 kms) donde encontrar algo bueno y energético para comer. Un abrazo y disfruten el viaje!.
      Ojo con las visas para Namibia los chilenos tenemos que sacarla por adelantado. Pueden hacer el tramite en el consulado que hay en Cape Town (Sitio consulado Namibia: http://namibiaconsulate.co.za/index.php/immigration-info), toma 3 días y cuesta 400 rands aprox.

  2. Anónimo dice:

    gracias por el dato
    hemos decidido tomar un bus desde capetown a springbock pues sudafrica nos ha tomado demasiado tiempo y ya queremos ver algo nuevo
    asi es q pedalearemos desde ahi a la frontera y ahi veremos
    estaremos en contacto
    suerte y que les este yendo super bien
    s

Got something to say? Go for it!